Saltar al contenido
FlorMania

Orquídeas

Aquí encontrará Orquídeas: Origen, tipos y cuidados.  Además de generalidades de esta especie de flores especies extravagantes que decoran y embellecen cualquier espacio. Si las siembras en el jardín o patio, aporta un toque de luminosidad, color, y encanto.

Armonizan en forma perfecta pudiéndose acompañar de plantas ornamentales similares o de otras familias y especies. La orquídea luce majestuosa especialmente en época invernal, momento en el que su peculiar diseño se denota en todo su esplendor, y sobresalen sus atributos en múltiples colores y aromas.

Es importante conocer cuáles son sus necesidades particulares para comenzar a cultivarlas. Si te interesa tener un conocimiento más amplio acerca de esta planta sólo debes seguir estas líneas del post, en donde te mostramos todo lo que debes saber acerca de este magnífico ejemplar tropical surtido de gran belleza en estado de floración.

Generalidades de las orquídeas

Las orquídeas son plantas adaptables a muchos tipos de ecosistemas o entornos ecológicos, incluso pueden crecer en cualquier rincón de la casa o la oficina, patio o jardín. A partir de su descubrimiento, miles de floristerías se dedican a reproducir estas plantas en todos los continentes.

Origen

Las orquídeas fueron unas flores muy valoradas en la Antigua China, su nombre se deriva del término “orchis” cuyo significado es “testículo”, recibió esta designación por su forma. A partir de allí se le colocó a toda la familia de esta especie en la mencionada clasificación, gracias al padre de la botánica, Theophrastus.

Dioscórides Anazarbeo, médico botánico y farmacólogo de la Grecia del siglo 1 elaboró una obra escrita llamada “Materia médica” en la cual se describe a la orquídea como una poderosa planta afrodisíaca y estimulante de la sexualidad del hombre.

Durante la edad media y el renacimiento, se aceptó esta teoría médica bajo la tesis de que la orquídea tenía poderosas propiedades que incidían en el comportamiento de los órganos sexuales. Eran de gran ayuda para mejorar la sexualidad masculina, e incluso se llegó a pensar que volvía a los niños seres más varoniles.

Para 1731, los misioneros se ocuparon de trasladar la planta desde las Bahamas a Europa. No obstante para esta fecha aún la planta no había alcanzado gran auge dentro de la población inglesa, sino hasta el siglo 19 cuando ingresó a Inglaterra conjuntamente con otras especies de flores tropicales.

El exotismo y forma particular de esta planta cautivó notablemente al comerciante y jardinero William Cattley quien se vio atraído por las plantas y las comenzó a reproducir, injertándolas para sacarles el máximo provecho a estas exuberantes flores. El plantador bautizó la variedad de plantas grandes como “Cattleya”.  

Familia de las orquídeas (Orchidaceae)

La familia de orquídeas ocupa el segundo puesto dentro de las especies vegetales de mayor diversidad de todo el mundo, y la más grande de las monocotiledóneas. Las familias de plantas monocotiledóneas presentan un solo cotiledón (hoja embrionaria) en la semilla, en lugar de dos como el resto de las plantas. Se han ratificado hasta ahora un total de 1.000 géneros y más de 27.000 especies diferentes aproximadamente.

Las orquídeas de las regiones tropicales, en su mayoría, son epífitas es decir crecen y se reproducen encima de otros árboles y las raíces de los hongos (a manera de simbiosis). Las típicas orquídeas tropicales son erróneamente advertidas como vegetaciones parásitas, sin embargo es una parasitosis mecánica que no repercute en la nutrición del huésped, utiliza estas especies vegetales como mecanismo de apoyo al que se aferran para sobrevivir.

Las orquídeas son plantas hermafroditas muy reconocidas en el planeta, forman parte de la familia orchidaceae. El ser humano las ha injertado a través de distintos métodos para obtener miles de híbridos. Una de las particularidades de la planta es su floración, pueden crecer en solitario y distinguirse por sus miles de formas, distintos tamaños, además de muchas tonalidades en todo el mundo.

Hábitat de las orquídeas

Las frondosas orquídeas preponderan especialmente en contornos tanto naturales como artificiales con las condiciones adecuadas para el crecimiento y desarrollo de las orquídeas, siempre y cuando no se sumerja en el agua o se coloque en el desierto. En estos lugares en los no pueden sobrevivir mucho tiempo.

La Orchidaceae subsiste en un hábitat con muy pocos nutrientes. A pesar de que están aptas para subsistir en todas partes la mayoría de las especies crecen y se reproducen en zonas tropicales, desde el nivel del mar hasta los 5.000 metros sobre el nivel del mar.

Crecimiento de las orquídeas

Hay 2 formas de crecimiento de este tipo de planta, esto es importante saberlo para poder elegir el espacio en donde se desarrollará la planta luego de ser trasplantada, sea una maceta, en el sustrato o en el tronco de un árbol. El crecimiento se puede dar en forma simpodial o monopodial.

Simpodial

El crecimiento simpodial significa que crece en raíz (rizoma) y puede dirigir su crecimiento hacia diversas direcciones. Puede que la planta se observe como que se desplaza por el terreno o maceta en la que se encuentra trasplantada. Esto hace que se esparza a lo largo de la superficie, por tal motivo es necesario cultivarla en un lugar con suficiente espacio para que tenga un crecimiento normal y no tener que trasplantarla nuevamente en el futuro.

La planta con este tipo de crecimiento se reproduce fácilmente, al punto de que se pueden sacar varias plantas de una planta matriz. Para la reproducción es mucho más adecuado el crecimiento simpodial, pues la floración se da tanto en la base de los bulbos como en la parte superior de los pseudobulbos.

Monopoidal

El crecimiento se dirige hacia una sola dirección: arriba. Normalmente, las orquídeas tienen su etapa de floración a lo largo de los bambúes o cañas y se ubican en las partes altas de este tipo de vegetación.

Esta clase de orquídeas se pueden cultivar en macetas o lugares más pequeños e incluso pueden vivir en lugares con otras plantas. Mientras más oprimidas están pueden florecer de una forma mucho más rápida.

Para procurar una buena expansión y desarrollo de la plantación de orquídeas que tenemos en casa y disfrutar de sus flores estéticamente apreciables, se necesitan cuidados primordiales al momento de comenzar su cultivo. Se debe aportar los nutrientes y condiciones básicas para su sobrevivencia.

Relación simbiótica con otros organismos

Las orquídeas evolucionaron en una extraordinaria relación simbiótica con otros especímenes vivos, especialmente con plantas, hongos y animales para poder sobrevivir. Se ha asociado y vinculado para poder empaparse de la mayor cantidad de nutrientes posibles, la energía solar y el agua disponible en los ecosistemas.

El micelio de los hongos se encuentra en las raíces, la orquídea aprovecha esta parte nutritiva de la planta y la absorbe para su consumo, en tanto las orquídeas se convierten en el huésped del hongo.

Simbiosis natural curiosa y fascinante que requiere tanto del contacto del hongo para que la semilla culmine su fase de germinación correctamente, y el hongo utiliza como soporte a la orquídea. Otra de las asociaciones naturales es la que se ha desarrollado con especies distintas de árboles, lugares ideales para que las orquídeas crezcan y se desarrollen a plenitud.

Tipos de orquídeas

Según el crecimiento

Epífitas: Se alimentan de la humedad y el humus presente en el ambiente, y en las hojas o troncos de los árboles. Crecen encima de otros ejemplares vegetales para obtener energía solar.

Terrestres: Su crecimiento se efectúa directamente en el sustrato (superficie o suelo). Sus raíces se encuentran bajo la tierra y absorben sus nutrientes directamente del suelo.

Semi-terrestres:Son orquídeas que crecen y se desarrollan encima de piedras (litófitas), rocas o peñascos. Por lo general estos se encuentran cubiertos de musgos. También se pueden localizar aferradas a ramas u hojas secas en proceso de descomposición.

Según el género

Aerangis: Son orquídeas muy olorosas y diminutas con panículas colgantes de las que brotan una espectaculares flores blancas de 4 centímetros en promedio.

Calanthe: Es una orquídea terrestre que da hermosas y llamativas flores de colores variados: fucsia, rosado, blanco o amarillo.

Cambria: Son cruces de determinadas orquídeas, se desarrollan desde los pseudobulbos formando hojas y flores de variados colores.

Cattleya: Es una especie híbrida muy encantadora dotada de flores grandes (30 cm de ancho) e intensas tonalidades, son vistosas y se utilizan como elemento natural ornamental.

Coelogyne: Es un tipo de orquídea que puede crecer en forma simpoidal y monopoidal, tiene variedad de especies y flores de diversas formas.

Cymbidium: Sirve para elaborar hermosos arreglos florales, se puede identificar por sus hojas delgadas, duraderas y alargadas, bulbos robustos y torneados.

Dendrobium: Son orquídeas epífitas que viven apegadas a los árboles, pueden tener distintos hábitos de crecimiento y su principal atributo es su “mentón”. Sus flores pueden crecer colgadas o fijas a los troncos de los árboles.

Drácula: Es una planta con flores un poco raras y únicas, crecen en árboles pero hay algunas que subsisten en la superficie terrestre.

Lycaste: Son ejemplares fascinantes capaces de reproducirse por pseudobulbos (simpodial), llama la atención sus flores y hojas grandes, se destinan a las floristerías para elaborar arreglos y manualidades.

Otros géneros característicos de la familia de las orquídeas (Orchidaceae) son: Masdevallia, Miltonia, Odontoglossum, Oncidium, Phaphiopedilum, Phalaenopsis, Vanda.

Cultivo y cuidado de las orquídeas

La orquídea no es una planta sencilla y silvestre como muchos piensan. Por el contrario, esta estrafalaria pero llamativa planta impresiona por sus formas, colores y belleza. De antemano invita a su cultivo y a tenerla en casa, patio o jardín para decorar y embellecer de una forma natural cualquier entorno público.

Sabemos que no nos estamos refiriendo a una sola especie sino a una enorme diversidad de más de 25.000 ejemplares diferentes que conforman la gran familia. Las especies más decorativas u ornamentales deben tener casi los mismos cuidados, en virtud de que biológicamente están diseñadas de modo casi idéntico, es decir su condición genética es básicamente la misma.

Para su cultivo debemos considerar factores como temperatura, tipo de suelo, nutrientes necesarios, forma de riego etc.

Temperatura

Su lugar idóneo son las condiciones climáticas propias del trópico, sitio perfecto para que se pueda desarrollar de una manera ideal. Debes tener en cuenta que es una planta que debe estar en un sitio donde las temperaturas del día y la noche se diferencien.

Al cultivarlas dentro de la casa debes considerar que la planta debe recibir temperaturas frías y cálidas diferenciables durante el día y la noche. Con respecto a la luz, acostumbra a tener luz solar para poder florecer, lo contrario puede evitar que la planta se reproduzca o no florezca.

Otra particularidad es que no debes dejar que la luz incida directamente sobre la planta es decir su exposición debería ser indirecta para que las flores no se vean perjudicadas o se quemen. Salvo algunas excepciones de orquídeas que sí se adaptan a la luz suministrada directamente.

Sustrato y abono

El sustrato debe conservar la humedad para favorecer el crecimiento de las orquídeas, preferiblemente debe progresar en materia orgánica. Las orquídeas deben estar dentro de un entorno húmedo para absorber los nutrientes propiciamente.

Si deseas incrementar el nivel de humedad en el ambiente, los sprays son de bastante utilidad solo debes esparcir agua para lograr humedecer el medio cercano a la planta. Para promover una floración ideal, y favorecer a la planta, el abono debe contener menos nitrógeno y una dosificada concentración de potasio o fósforo. Si se desea incrementar la producción de hojas se debe aumentar la dosis de nitrógeno.

Riego

No te excedas en el riego cotidiano, esto puede perjudicar la planta y promover la aparición de podredumbre radicular u otros agentes perjudiciales como los hongos. El agua debe estar a temperatura ambiente, se recomienda recolectar agua de lluvia también. Preferiblemente, riega en horas matutinas para que la planta asimile la humedad durante el resto del día.

Multiplicación

Para acrecentar la población de orquídeas que tenemos en casa puedes utilizar las semillas. Pero existen muchos métodos adicionales y especializados de laboratorio que permiten crear artificialmente híbridos de plantas y producir nuevas especies anualmente.

Se pueden distinguir muchos ejemplares hechos con la intervención del hombre y se producen incluso nuevas semillas. Sin embargo estos procesos de germinación son complejos y pueden acarrear en un crecimiento lento de la planta.